en torno a… NABAI… mundua

septiembre 8, 2011

La hora (actual) de Nafarroa Bai

Juan Carlos Longás en DNN y Quaterni (blog de Juan Carlos Longás)

NAFARROA Bai parece condenada a un estado de perpetua incertidumbre. A las lógicas fricciones ligadas al funcionamiento ordinario y que se plantean en cualquier organización (quizá en este caso con mayor acritud, por tratarse de una coalición en la que, por tanto, la cadena de mando es más difusa), se han añadido otras de carácter existencial. Los meses que se vivieron hasta el cierre de lo que se dio en llamar Nafarroa Bai 2011 fueron agónicos y mantuvieron a muchas personas durante mucho tiempo en una zozobra constante. Finalmente el proyecto salió adelante y, después de resistir el embate de Bildu, tras una legislatura con muchas más sombras que luces, con casi todo en contra, Nafarroa Bai consigue mantener el tipo en el Parlamento de Navarra y continúa siendo, con diferencia, la segunda fuerza en Pamplona. No es poco. Porque, además, y ésa es seguramente la más valiosa aportación de Nafarroa Bai, se configura un espacio propio fundamental para que el cambio en Navarra llegue a ser posible. Hay ahí un capital acumulado que sería una lástima, y un grave error, desperdiciar.

Apenas digeridos los resultados electorales, el anuncio de convocatoria de elecciones generales ha acelerado otra vez el ritmo político. Surge la propuesta de unir la izquierda abertzale en una sola candidatura, que afecta de lleno a Nafarroa Bai. Ciertamente, la dirección de Aralar plantea una poco factible coalición entre Nafarroa Bai y Bildu. Estos movimientos generan un riesgo de ruptura de Nafarroa Bai.

Antes de entrar en materia, una constatación: Nafarroa Bai molesta en el panorama político navarro. Molesta a UPN, porque es consciente de su potencialidad y tiene mucho interés en preservar un estado de cosas que le ha asegurado el Gobierno durante muchos años y se lo puede garantizar por décadas: prefiere tener enfrente a Batasuna que a Nafarroa Bai. Molesta al PSN, rehén de su pacto permanente con la derecha y abocado al papel de mera bisagra de no recomponerse el statu quo previo a la aparición de Nafarroa Bai. Molesta a Batasuna, que tolera mal el debate y prefiere ser el único representante de la izquierda aber- tzale, aun a costa de perder peso político en Navarra y renunciar a cualquier posibilidad de gestionar e influir. Prefieren un rinconcito confortable desde el que lanzar sus andanadas fundamentalistas, con tal de no tener competencia. Y trasladan a Navarra la lógica política de la Comunidad Autónoma Vasca. Porque no nos engañemos, cuando Batasuna habla de construcción nacional razona en términos de Vascongadas. Ahí Navarra pinta poco. Iparralde, mucho menos. Por poner un ejemplo, se insiste mucho en que el enemigo es el PNV. Pues no, en Navarra es UPN. Y si no se interioriza eso, nos podemos pasar la vida haciendo el caldo gordo a UPN por intentar perjudicar al PNV.

Tanto el PNV como Zabaltzen han respondido negativamente a la propuesta de Aralar. Argumentos hay para todos los gustos y todos respetables. Comparto muchos de ellos. Pero es necesario entender que las circunstancias han llevado a Aralar a una encrucijada y debe decidir qué dirección tomar. Y no es fácil. Creo que la estrategia propuesta por la dirección es perdedora en todos los escenarios; tampoco entiendo las prisas; pero el margen de error es amplio y nada irreparable ha ocurrido hasta el momento (ni siquiera la coalición Aralar-Bildu para el 20-N lo sería, en mi opinión).

La importancia de la decisión que tome Aralar tiene que ver, visto desde Nafarroa Bai, con su aportación a la coalición. ¿Cuál es ésta? Más allá de la meramente cuantitativa, siempre sujeta a controversia, Aralar es el anclaje de Nafarroa Bai en la izquierda. De hacer caso a los estudios sociológicos, un buen porcentaje de votantes de Nafarroa Bai se sitúa claramente a la izquierda. Proporciona, pues, un elemento que ha sido, a mi juicio, fundamental en la definición de ese espacio propio social, político y electoral.

Así pues, sin Aralar, Nafarroa Bai sería otra cosa completamente distinta. Para empezar, perdería dispersión (en el sentido estadístico) y por tanto horizonte social. Sería (se llame como se llame, supongo que las posibilidades de que mantenga la denominación son muy reducidas, por no decir nulas) una organización apoyada en dos patas: un partido político, el PNV, de centro. Y una asociación (quizá también partido en el futuro), Zabaltzen. Zabaltzen es, hoy por hoy, una agrupación más o menos etérea, aglutinada en torno a un liderazgo carismático, por lo demás valioso y potente. Pero nada más. La ausencia de una definición ideológica clara hace que su único elemento distintivo sea la reivindicación del ámbito navarro de decisión, insuficiente para alimentar una opción de cambio, y ubicable en un amplio rango del espectro político. Sin un anclaje solvente en la izquierda, Nafarroa Bai tendrá existencia (insisto, haciendo abstracción de denominaciones), pero no como la ha tenido hasta ahora. Seguramente volveremos al patrón tradicional, con una izquierda abertzale oscilando entre seis y ocho escaños y otra agrupación en torno al PNV con tres o cuatro.

Justo ahora que la evolución parecía ser favorable, nos empeñamos en retroceder treinta años, dilapidando el capital acumulado y sin sacar consecuencias de lo ocurrido desde entonces (ni asumir responsabilidades). Aún es pronto para decirlo, porque hay que dejar que sucedan las cosas y que se vayan tomando decisiones complejas, a muchas bandas y en muchos casos interdependientes. Nada irreparable ha ocurrido, insisto, ni es momento de órdagos. Aunque personalmente me empiezo a temer que, por primera vez, el 20-N no tenga una opción a la que votar. Anteriormente siempre la ha habido: con más entusiasmo, con menos, en alguna ocasión con ninguno. Ahora quizá ni eso.

Aunque siempre queda la opción de escribir Nafarroa Bai en una papeleta en blanco…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: